lunes, 4 de diciembre de 2017

Suecia, el país que más golosinas consume del mundo

Los suecos comen 17 kg por persona al año de dulces. La cifra más alta a nivel mundial, y el doble que la media de la Unión Europea.

En Suecia se venden 48.000 toneladas de golosinas al peso al año. Esta forma de comercializar golosinas es, por cierto, muy popular.



La venta de dulces suecos va en incremento año tras año. Los suecos comen 50 kg de azúcar por persona al año - tres veces lo que la OMS recomienda - y 25 por ciento de este azúcar procede de golosinas.

Hay razones históricas por las que Suecia es el mayor consumidor de dulces del mundo. Una de ellas es que durante siglos el azúcar fue muy escaso y las golosinas un bien de lujo. En la actualidad, la ingesta de dulces coincide con festividades y fechas señalas como Halloween, Pascua, Navidad, el solsticio de verano, la fiesta de primavera entera, y los viernes y los sábados.
Durante la Pascua el consumo de golosinas crece un 30% en Suecia.

Los suecos, por tradición, tienen un día en el cual los padres permiten a sus hijos el consumo de “chuches” aunque, como son muy golosos, también lo hacen cualquier otro día de la semana. Ese día es el sábado y se le conoce como el Lördagsgodis o el día del sábado dulce.

Al parecer, esta tradición se inicia en 1950 donde el gobierno sueco recomienda el consumo de golosinas a un día a la semana después de que estudios médicos determinaran que la aparición de caries procede de la ingesta de azúcar. Se determina que el mejor día para ello es el sábado puesto que se considera el más familiar.



lunes, 27 de noviembre de 2017

CADA UNO LAS LLAMA DE DIFERENTE MANERA

¿Te suenan estas chucherías? Cada cual las hemos llamado de diferente forma.

Las golosinas llevan años en nuestra vida, pero seguimos siendo incapaces de ponernos de acuerdo a la hora de nombrarlas.


Chucherías con distintos nombres



Una de las chuches más polémicas es esa alargada, rosa y suave que tanto costaba masticar .El nombre de “nube” se ha coronado ganador, pero hay algunos que han defendido otras denominaciones, como “esponjita”. El más utilizado por los más mayores es el “jamón” y sabéis por qué es así?, pues porque una de las primeras formas que tubo este tipo de golosina blanda alargada y suave era la de un jamón. Ahora no tiene demasiado sentido llamarle jamón a un cilindro blando de colores pastel. Los más jóvenes se ven asombrados al oír nombrar a los más mayores a este tipo de golosinas con dicho nombre. ¿JAMÓN?

Otra chuchería que produce controversia al tener que ser nombrada es esa alargada y hueca por dentro que suele ser de color rojo o negro y que su nombre más utilizado es REGALIZ, aunque de regaliz no lleva nada. Aunque también es nombrada como tronco, pasta, torcida, puro, tronquito o incluso Sara como en Málaga.


Regaliz, tronco, torcida, tronquito



También tiene diferentes nombres la golosina líquida congelable enfundada en un tubo de plástico blando que los antiguos llamamos flash, como derivado de la marca inicialmente comercializadora BURMAR FLAX, pero que tiene como variantes los nombres de polín, poloflash, frigolosina …

Las gominolas que emulaban animales con varias patas tampoco son fáciles de diferenciar. ¿Es una araña o es un pulpo?

En definitiva en cada generación y en cada lugar a las chucherías las llamamos de diferentes maneras, cosa que me parece de lo más simpático y que no lleva a ninguna problema a la hora de comprar y comernos estas ricas golosinas.

martes, 21 de noviembre de 2017

¿Por qué la industria de la alimentación fabrica gominolas con piel de cerdo?

Un ingrediente presente desde hace siglos en nuestra gastronomía que sigue un proceso no apto para aprensivos y vegetarianos.

En la receta de las gominolas, esos bocados blanditos de variadas formas y colores, hay una verdad atronadora. El ingrediente más perturbador no es en este caso el azúcar ni el jarabe de glucosa, sino la gelatina de origen animal. 



Una materia prima no apta para aprensivos, vegetarianos, vegános y defensores de los animales que resulta de esterilizar, hervir, triturar y desecar piel, cartílagos y articulaciones porcinas y bovinas.

El objetivo de este proceso es extraer el colágeno animal muy purificado que recibe el nombre de gelatina, un polvo fino, inodoro e insípido que se utiliza para múltiples preparaciones, que nunca se ha mantenido en secreto y que de vez en cuando alguien recuerda con alguna connotación negativa.
El uso de la gelatina no plantea ningún inconveniente desde el punto de vista de la seguridad alimentaria ni desde el punto de vista tecnológico

La pregunta sería más bien ¿por qué no utilizarla?


La gelatina como un ingrediente en alimentación se remonta al siglo XV para la elaboración de algunas recetas, debido precisamente a sus propiedades tecnológicas. Además, recuerda, comemos gelatina cada vez que consumimos carne o derivados; como la textura gelatinosa que presenta el caldo de cocido al enfriarse, que no es sino la gelatina extraída durante la cocción a partir del colágeno que tienen la piel del tocino, los huesos de jamón etc.

Los fabricantes de gelatina defienden la extracción de colágeno de origen animal como mejor opción para darle consistencia a las golosinas. La principal explicación es que le da una textura única que no se rompe al morderla y que no hace daño a los dientes, lo que no logran otros gelificantes. También es más sostenible en tanto que aprovecha partes del animal que no se envían a la carnicería y su extracción más sencilla que otros procesos. Y, por supuesto, más barata. A los niños les encanta porque les rebota en los dientes y son más bonitas que las gominolas de pectinas vegetales.

jueves, 2 de noviembre de 2017

El tamaño importa; y si es pequeño, mejor.

Quizás sea el resultado de la nueva locura por el pack de las 100 calorías, o quizás porque las compañías de dulces se están alineando con la nueva onda “quiero estar delgado pero no me resigno a mis gustos dulces”. Lo cierto es que la tendencia es reducir las porciones de las Snakcs de un solo bocado, o paquetes de golosinas en formato pequeño es lo que está imperando. Es una forma de no resignarse a comprar dulces y no tener ese remordimiento tan grande…
Las mismas golosinas cada vez son más reducidas.

Las chuches pequeñas son mejores

Pero nada comparable con Le Whif, un chocolate para inhalar creado por un profesor de Harvard. Con un sorbo de aire y chocolate, sin las calorías o la engordante manteca de cacao, vas a poder darte el gusto sin culpa alguna, algo que parece de un futuro muy lejano y que ya está en el mercado.
Qué será lo siguiente, ¿una golosina que se inocula en el ojo en forma de colirio?...

Cualquier cosa es posible en un futuro, y en el caso del mercado de las golosinas la cosa va tan avanzado como el de la gastronomía.

miércoles, 18 de octubre de 2017

SIGNIFICADO CULTURAL Y SOCIAL DE LAS CHUCHERÍAS

Si hiciéramos un recorrido por todos los rincones del planeta nos daríamos cuenta de que hay algo común en todos los rincones y culturas: las chucherías.

Hay en marcha un proyecto llamado Candy Project que pretende dar a las gominolas la importancia que se merecen como herramienta de socialización, de adquisición del gusto desde la infancia o como vehículo de innovación y creatividad.

Más allá de constatar que son causantes de caries y obesidad infantil, el Candy project (candy significa golosinas en inglés) pretende abordar con seriedad científica el papel cultural de estos pequeños dulces, casi tan antiguos como el ser humano.

Chuches como ayuda para que los niños aprendan


"Una chuchería es cualquier alimento muy denso, rico en grasas, azúcares o proteínas. No tienen porqué ser dulces.Inicialmente eran alimentos fáciles de transportar para los desplazamientos largos, pero esta idea ha ido cambiando a lo largo de los años hasta llegar a la actualidad. Siempre han existido, aunque no se llamasen así. Porque una chuchería no tiene por qué ser dulce, ni tampoco industrial o de colores, como demuestra un vistazo a la geografía mundial de los dulces. De hecho, hemos visto que se relacionan mucho con la cultura gastronómica de cada país. Por ejemplo, en México, las chucherías son picantes y ácidas, mientras que en Japón son supersofisticadas, muy acordes con la comida.

En Japón son tradicionales unos pequeños pescaditos secos, con cierto sabor dulce, igual que en otros rincones de Asia se consumen insectos o en Latinoamérca chuches de dulce de leche y aquí en España, se comen peladillas o cada vez menos, regaliz de palo.

Desde el punto de vista nutricional y su contenido en azúcar las chucherías están siendo demonizadas y se trata de mantenerlas alejadas de los niños. Por eso admite que el proyecto no entra tanto en esta cuestión, sino en su dimensión sociológica.

El proyecto trata de sacarles todo su jugo social, por ejemplo, como vehículos del primer contacto que tienen los niños con el dinero. Las gominolas son una buena herramienta para educarles en el gusto, en los sabores, pero también son una forma de que aprendan a gestionar su dinero, de que vayan solos por primera vez a comprar.

Pueden parecer algo pequeño y sin importancia, pero estos dulces son un prisma desde el que observar la relación del niño con el mundo.

Por eso el proyecto destaca la importancia del contexto en el que se consumen estos dulces; no es lo mismo comerlos compulsivamente para aplacar alguna ansiedad ("igual que el alcohol o el tabaco") que hacerlo como elemento de socialización.

Las chuches ayudan a los niños socialmente

Lo ideal sería que la chuche fuese generadora de vida social. Lejos del consumo individual, aislado y compulsivo, las gominolas son un vehículo para generar sociabilidad, algo que se puede compartir alrededor de una buena conversación.

Lo interesante de la industria de las chucherías es que son grandes productores de innovación. En las gominolas, la forma, el color, el sabor y la textura no tienen por qué coincidir, y eso te permite diseñar una araña azul que al morderla sepa a plátano, por ejemplo.

El proyecto cuenta con una primera parte teórica para generar conocimiento sobre el atlas mundial de los caramelos y una segunda más práctica sobre su posible uso en la gastronomía. 

martes, 3 de octubre de 2017

Golosinas para el público musulmán

Una empresa productora de confites hace gominolas con gelatina de vaca o vegetal y las exporta a más de 15 países musulmanes. Desde Tartas de Chuches La Piñata queremos felicitar a esta empresa.

Chuches para musulmanes


Los productos con certificado oficial para el mercado islámico, ofrecido por el Instituto Halal de Córdoba, les permitieron llegar a los países del Golfo Pérsico. En 2015 inauguraron en Arabia Saudí un par de tiendas de la mano de unos inversores locales que han comprado los derechos de la franquicia para operar en Qatar, Irak, Emiratos Árabes, Kuwait, Baréin y Omán. Esta región aporta un 20% de los ingresos de la empresa.

Es bien sabido que la mayoría de las gominolas están fabricadas con gelatina procedente de grasa de cerdo. En este caso se ha sustituido por otra procedente de la vaca o de grasa vegetal para que pueda ser consumida por el público musulmán sin ningún temor.

Este es un gran mercado casi por explotar en este sentido. Ha sido una buena iniciativa de esta empresa española. Enhorabuena y que siga en aumento.

jueves, 28 de septiembre de 2017

¿Verdad que todas las chuches se parecen?

¿Nunca te has preguntado por qué todas las chuches parecen hechas con el mismo molde?
Fresas con nata, cerezas, plátanos, regalices, botellas de cola, huevos fritos, tajadas de sandía…

La respuesta es más simple de lo que parece, nadie se ha molestado mucho en registrarlas hasta ahora. Si un tipo de producto funciona, el resto de fabricantes lo incorpora a su catálogo de chuches.



Tradicionalmente la forma no ha sido el componente más importante de la competencia, sino que la batalla se ha librado en cosas como la durabilidad, el sabor, el color, el brillo la frescura, el aroma etc.

Es posible registrar un diseño y en muchas ocasiones se ha practicado, pero esto tiene una duración limitada. Es decir, esos registros duran entre 5 o 10 años y una vez cumplido ese tiempo son de dominio público para quien quiera utilizarlos.

El mercado español es especialmente innovador por parte de muchos de productores, ya que el número de referencias es muy superior a lo que puede verse, por ejemplo, en el mercado estadounidense, donde hay menos tipos de golosinas. Porque, de hecho, la industria de las chuches es muy española. 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Frutas secas, una sana golosina.

Sin duda alguna, las frutas secas son la mejor de las golosinas. Son dulces, nutritivas y muy saciantes.

Ahora que nos acercamos al Otoño es su mejor estación.

Orejones de albaricoque y melocotón, ciruelas y uvas pasas e higos secos… También los dátiles aunque se diferencian del resto porque éstos se dejan secar en el mismo árbol.

Todas destacan por su contenido en potasio, fibra, vitaminas del grupo B y antioxidantes como los betacarotenos (pro-vitamina A) y las antocianinas. Dependiendo del grado de desecación, pueden conservar en mayor o menor medida la vitamina C, que es hidrosoluble.

Frutas secas la mejor golosina

En personas sanas es una manera cómoda de tomar fruta a media mañana o a media tarde, como un snack.

La manera tradicional de deshidratarlas es exponiéndolas al calor del sol, un procedimiento que conserva todo el sabor y las cualidades de la fruta. 

Obvio decir que este técnica es casi tan antigua como el mismo hombre. Sería una de las técnicas de conservación de los alimentos como también puede ser ahumar, salar, conservar en aceite, en azúcar etc.

martes, 5 de septiembre de 2017

El chicle que podría sustituir al dentista

A simple vista parece una golosina, pero basta con introducirlo en la boca para saber que este chicle es mucho más que una chuchería. Al masticarlo, un sabor amargo se convierte en la señal de alerta de que las encías no están en buen estado y es necesario acudir al dentista.

Es el primer test casero que permite diagnosticar con rapidez gingivitis o enfermedades periimplantarias, es decir, trastornos que surgen alrededor de los implantes dentales, de una forma tan sencilla como mascar chicle.


Chicle que cambia de sabor si detecta enfermedad


Un biosensor se activa al entrar en contacto con la saliva. Si sabe amargo, el diagnóstico es positivo; si la boca está sana, el sabor del chicle sigue siendo agradable. El biosensor libera la sustancia amarga al entrar en contacto con unas enzimas que sola abundan en la boca cuando existe enfermedad periimplantaria. El diagnóstico llega en cinco minutos.

Cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento puede utilizarlo, defiende Lorenz Meinel, uno de los investigadores que ha desarrollado el producto. Aunque el producto ya se ha probado con éxito en un grupo de voluntarios, aún debe probarse en un ensayo clínico más amplio.

El chicle diagnóstico no se podrá comercializar antes de dos o tres años.

Las personas que han sustituido sus piezas dentales por implantes tampoco están exentas de riesgo. Se estima que uno de cada 5 portadores de implantes terminará desarrollando una enfermedad periimplantaria. La mayoría de estos problemas tienen un carácter infeccioso.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Golosinas Saludables


Para darse un gusto sin descuidar el peso ni la alimentación.

Golosinas buenas para la salud

Cuando pensamos en comer de forma saludable lo primero que nos viene a la cabeza son las carnes magras sin casi grasa, las verduras, legumbres y frutas. Pues bien, comer de tanto en tanto ciertas golosinas no tiene porque ser insalubre. Podemos satisfacer esa necesidad que nos invade en ocasiones de comer algo dulce sin tener remordimiento ni cargo de conciencia.

Ciertas golosinas no solo no son perjudiciales para la salud sino que son beneficiosas, como por ejemplo las barritas con cereales que son una manera de darse un gusto incorporando fibras a la alimentación, necesarias para un buen funcionamiento del proceso digestivo, aportando también importantes vitaminas y minerales.

También son aceptables las gomitas de gelatina cuyo contenido en azúcar es menos que el de muchos caramelos y satisface el deseo de comer algo dulce. Descubre todos los dulces que te podemos ofrecer en La Piñata, especialistas en tartas de chuches.

Chocolate con leche

Otro dulce muy importante en nuestra alimentación es el chocolate con leche cuyo contenido en proteínas es mayor que el del chocolate puro debido al aporte que le da la leche en este aspecto.a pesar de tener grasas aporta nutrientes y algo que es más importante, aumenta las endorfinas de nuestro cuerpo y con ello mejora nuestro ánimo.

Por último, en nuestra lista de golosinas saludables incluiremos los caramelos dietéticos, que son caramelos elaborados sin azúcar y con saborizantes que no tienen prácticamente calorías. Ello nos permite satisfacer nuestra necesidad de comer algo dulce sin necesidad de hacer un gran aporte de calorías a nuestro cuerpo y son ideales para vencer nuestra ansiedad antes de nuestro almuerzo o de la cena.



miércoles, 23 de agosto de 2017

¿Sabías cual es el origen de los caramelos?



Los caramelos nacen por la necesidad del hombre de encontrar un alimento ligero que sirviese de sustento para los viajes. Los primeros dulces, creados con pulpa de fruta, cereales y miel, servían a los viajantes y mercaderes para soportar los largos trayectos y proveerse de energía rápidamente. 

De esta manera la fruta se conservaba mucho más tiempo y en mejores condiciones. Ya en tiempos antes de Cristo, los viajeros preparaban una pasta dulce y jugosa con pulpa de fruta y cereales triturados, incluso los antiguos egipcios preparaban sus caramelos mezclando miel y fruta, y moldeándolos de diversas formas y colores. 


Mesas dulces Valencia La Piñata


Pero es de la India de donde procede el descubrimiento de usar azúcar para elaborarlos, allí se produjo por primera vez azúcar sólido. El nombre de caramelo procede del descubrimiento de la caña de azúcar, también llamada “caña de miel” que en latín la denominaban “canna melis” y que finalmente dará lugar a la palabra  “caramelo”. 

Con la caña de azúcar se desarrollaron nuevas y mejores técnicas de repostería, el problema fue que durante siglos fue un producto de lujo solo al alcance de una minoría privilegiada. Fue ya en 1850 cuando Estados Unidos comenzó con la producción industrial de caramelos tal y como se conocen hoy en día.

viernes, 28 de julio de 2017

¿SABÍAS CUAL ES EL ORIGEN DE LAS GOMINOLAS?

Su creador fue un pastelero alemán, exactamente de la ciudad de Bonn, llamado HANS RIEGEL, quien quiso reproducir en dulce a los ositos danzarines que cada año llegaban con el circo a su ciudad. Hizo una pasta gomosa mezclando la base del caramelo clásico con gelatina y además les añadió ácido cítrico y extracto, colorante y aceite vegetal de frutas y plantas. 

Así fué como en 1920 nacieron los caramelos blandos, origen de las actuales gominolas. Este hombre fue el fundador de la empresa HARIBO que significa Hans Riegel Bonn, las primeras sílabas de su nombre y apellido y la primera sílaba de su ciudad natal.


Actualmente HARIBO es una de los fabricantes de gominolas más importantes del mundo, con una gran variedad de formas, sabores, texturas y colores. Aun así su buque insignia siguen siendo los ositos de gominola tan característicos de esta marca. Hoy en día hay infinidad de fabricantes de estos dulces gelatinosos en todo el mundo.

Dependiendo de cada país o región estos dulces tienen formas y sabores característicos de sus culturas. Cada vez más son consumidos no sólo por niños sino también por adultos. Y cada vez más se fabrican aptas para todo tipo de intolerancias como el gluten, la lactosa, crustáceos, etc...

Os recordamos que en nuestra nuestra web no sólo podreís encontrar estos dulces ositos sino que también podeis comprar tartas de chuches personalizadas totalmente para cualquier ocasión especial.