jueves, 28 de septiembre de 2017

¿Verdad que todas las chuches se parecen?

¿Nunca te has preguntado por qué todas las chuches parecen hechas con el mismo molde?
Fresas con nata, cerezas, plátanos, regalices, botellas de cola, huevos fritos, tajadas de sandía…

La respuesta es más simple de lo que parece, nadie se ha molestado mucho en registrarlas hasta ahora. Si un tipo de producto funciona, el resto de fabricantes lo incorpora a su catálogo de chuches.



Tradicionalmente la forma no ha sido el componente más importante de la competencia, sino que la batalla se ha librado en cosas como la durabilidad, el sabor, el color, el brillo la frescura, el aroma etc.

Es posible registrar un diseño y en muchas ocasiones se ha practicado, pero esto tiene una duración limitada. Es decir, esos registros duran entre 5 o 10 años y una vez cumplido ese tiempo son de dominio público para quien quiera utilizarlos.

El mercado español es especialmente innovador por parte de muchos de productores, ya que el número de referencias es muy superior a lo que puede verse, por ejemplo, en el mercado estadounidense, donde hay menos tipos de golosinas. Porque, de hecho, la industria de las chuches es muy española. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario