lunes, 27 de noviembre de 2017

CADA UNO LAS LLAMA DE DIFERENTE MANERA

¿Te suenan estas chucherías? Cada cual las hemos llamado de diferente forma.

Las golosinas llevan años en nuestra vida, pero seguimos siendo incapaces de ponernos de acuerdo a la hora de nombrarlas.


Chucherías con distintos nombres



Una de las chuches más polémicas es esa alargada, rosa y suave que tanto costaba masticar .El nombre de “nube” se ha coronado ganador, pero hay algunos que han defendido otras denominaciones, como “esponjita”. El más utilizado por los más mayores es el “jamón” y sabéis por qué es así?, pues porque una de las primeras formas que tubo este tipo de golosina blanda alargada y suave era la de un jamón. Ahora no tiene demasiado sentido llamarle jamón a un cilindro blando de colores pastel. Los más jóvenes se ven asombrados al oír nombrar a los más mayores a este tipo de golosinas con dicho nombre. ¿JAMÓN?

Otra chuchería que produce controversia al tener que ser nombrada es esa alargada y hueca por dentro que suele ser de color rojo o negro y que su nombre más utilizado es REGALIZ, aunque de regaliz no lleva nada. Aunque también es nombrada como tronco, pasta, torcida, puro, tronquito o incluso Sara como en Málaga.


Regaliz, tronco, torcida, tronquito



También tiene diferentes nombres la golosina líquida congelable enfundada en un tubo de plástico blando que los antiguos llamamos flash, como derivado de la marca inicialmente comercializadora BURMAR FLAX, pero que tiene como variantes los nombres de polín, poloflash, frigolosina …

Las gominolas que emulaban animales con varias patas tampoco son fáciles de diferenciar. ¿Es una araña o es un pulpo?

En definitiva en cada generación y en cada lugar a las chucherías las llamamos de diferentes maneras, cosa que me parece de lo más simpático y que no lleva a ninguna problema a la hora de comprar y comernos estas ricas golosinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario