jueves, 2 de noviembre de 2017

El tamaño importa; y si es pequeño, mejor.

Quizás sea el resultado de la nueva locura por el pack de las 100 calorías, o quizás porque las compañías de dulces se están alineando con la nueva onda “quiero estar delgado pero no me resigno a mis gustos dulces”. Lo cierto es que la tendencia es reducir las porciones de las Snakcs de un solo bocado, o paquetes de golosinas en formato pequeño es lo que está imperando. Es una forma de no resignarse a comprar dulces y no tener ese remordimiento tan grande…
Las mismas golosinas cada vez son más reducidas.

Las chuches pequeñas son mejores

Pero nada comparable con Le Whif, un chocolate para inhalar creado por un profesor de Harvard. Con un sorbo de aire y chocolate, sin las calorías o la engordante manteca de cacao, vas a poder darte el gusto sin culpa alguna, algo que parece de un futuro muy lejano y que ya está en el mercado.
Qué será lo siguiente, ¿una golosina que se inocula en el ojo en forma de colirio?...

Cualquier cosa es posible en un futuro, y en el caso del mercado de las golosinas la cosa va tan avanzado como el de la gastronomía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario